reseñas flamenco »

Domingo Ortega / Alberto Sellés - Festival de Jerez

Domingo Ortega "El baile canta"
Alberto Sellés "Las campanas del olvido"
Felipa del Moreno, Ana de los Reyes
Martes, 25 de febrero, 2014. Jerez de la Frontera
26 de febrero de 2014
Texto: Estela Zatania
Fotos: Ana Palma

Especial XVIII Festival de Jerez - Toda la información

DOMINGO ORTEGA “EL BAILE CANTA”
Teatro Villamarta, 2100h

Baile, coreografía, director artístico: Domingo Ortega. Baile: Sandra Guerrero. Artista invitado (cante): Fernando de la Morena. Colaboración especial (baile): Mari Paz Lucena. Guitarra: Jesús Álvarez, Fernando de la Rúa. Guitarra eléctrica: Juan Delola. Cante: Sonia Bérbel, Matías López, Kiko de Manola. Percusión: Matías López. Director de escena: Fernando Belmonte

Sigue el buen tiempo en Jerez para esta décimo octava edición del Festival, la gente está en la calle, hay ganas de flamenco y muchas opciones para disfrutarlo.  Como por ejemplo la noche del martes en el Teatro Villamarta con el espectáculo “El baile canta” de Domingo Ortega.

El jerezano Ortega es una contradicción.  En primer lugar, opino que Domingo Ortega es un genio del baile flamenco a pesar de la falta de reconocimiento, incluso el caso omiso que aparentemente le es aplicado por razones que no acabo de comprender.  Pasa largas temporadas en el extranjero donde su capacidad es más apreciado, quizás por eso no se le abren todas las puertas que se merece aquí en su tierra.  No lo sé.  

Domingo Ortega - Festival de Jerez

Pero por el otro lado, el espectáculo “El baile canta” que vimos anoche en el venerable Teatro Villamarta, no acaba de reunir condiciones.   De ahí la contradicción, que hay un abismo de distancia entre la obvia calidad de su baile, y las deficiencias de su obra en general.  

Pero vamos por partes…  En el programa de mano leemos una declaración de principios que suena bien seria: “En este espectáculo Domingo Ortega nos devuelve y trasporta […] a las raíces del flamenco, raíces que en los últimos tiempos se habían olvidado, guardado en una caja y cerrado con candado como si el mostrar la verdadera esencia del flamenco diera un poco de reparo y vergüenza.  Con esta obra Domingo quiere devolver al flamenco su valor, escribir con mayúsculas la palabra FLAMENCO”.  No sé si nadie es capaz de lograr algo tan ambicioso mediante un solo espectáculo.  Pero luego la obra está llena de referencias decididamente retro…voces armonizadas, coreografías algo mustias para las bailaoras, dos solos de voz de escaso interés, la socorrida mecedora delante del espejo y bailes extremadamente largos.  Más que flamenco puro, es flamenco demodé.

No obstante, repito e insisto: es mi sincera opinión que Domingo Ortega es un genio del baile.  Su empleo de la sutileza para expresar fuerza, su dominio corporal; cuando otros pegarían patadas y brincos, este hombre consigue transmitir todo su poder con el más sutil movimiento de una mano o con inclinar la cabeza.  Y aunque debe mucho a las figuras actuales, tiene un inconfundible sello propio, un lenguaje que sólo es hablado por él, pero entendido por todos.  Y logra todo lo que se propone, no hay ningún momento “casi”, nunca calcula mal.  El gusto que le falta para la realización de una obra (figura como director artístico), lo posee a raudales para su propio baile, siempre tan flamenco en el sentido más noble.

Ya vimos a Domingo en la Sala la Compañía en el Festival de Jerez del 2006, y en aquella ocasión escribí que “Domingo Ortega es uno de los talentos más grandes de su generación”.  De eso hace 8 años, sigo pensando lo mismo y el bailaor sigue sin alcanzar el lugar que le corresponde.

Hay martinete con siguiriya, dos bailaoras en bata de cola para alegrías de Córdoba, bulerías, taranto y tangos, soleá…  Llega Fernando de la Morena para cantarle a Domingo por fiesta, el mejor momento del espectáculo.  Fernando se queda solo para sus cantes de trilla, y después, una bailaora por farruca.  Domingo por alegrías mantiene su nivel sobresaliente para terminar.  Tremendo bailaor.


 

ALBERTO SELLÉS “LAS CAMPANAS DEL OLVIDO”
Sala la Compañía, 2400h

A la medianoche en la Sala Compañía, el joven gaditano Alberto Sellés presentó una obra muy digna y bien lograda, teniendo en cuenta las limitaciones de este escenario.  Guitarra y cante de lujo con los artistas invitados, el guitarrista Rafael Rodríguez y el cantaor David Palomar (¿se puede decir “invitados” cuando no hay nadie más en el grupo?), además de las palmas de Roberto Jaén y Diego Montoya con la dirección musical y guión de Faustino Núñez.

Alberto Selles

Este joven bailaor, lleno de vitalidad y ganas de agradar, empezó directamente por martinete con el cante de David, que cantó malagueñas a continuación con el toque tan personal de Rafael Rodríguez.  Es posiblemente el único guitarrista de la actualidad que no emplea armonía contemporánea, prefiriendo actualizar el toque clásico a su manera, y muy bien que le funciona.  Soleá de Cádiz de Palomar, y tientos tangos, y gaditanos que son, “de alguna manera” todo conduce a tanguillos con letras clásicas.  Hacen las delicias del público cuando bajan por el pasillo del patio de butacas aún con su marcha, y regresan al escenario para terminar por bulerías.  Muy entretenido.


 

FELIPA DEL MORENO, ANA DE LOS REYES
Palacio Villavicencio, 1900h

Dos jerezanas de mucho empaque compartieron recital en el Palacio Villavicencio.  Felipa del Moreno se encargó de la primera parte escoltada por la guitarra de Manuel Valencia.  Empleó su decir dulcemente racial para alegrías de Cádiz, tientos tangos y bulerías en pie para terminar.  La Chiqui de Jerez, de nombre Ana de los Reyes, empezó valientemente por malagueña con final abandolao.  Después, soleá mezclada con soleá por bulería, alegrías y bulerías con Antonio Higuero a la guitarra y Luis y Ali de la Tota poniendo las palmas.  Una velada eminentemente jerezana a la que asistieron muy pocos jerezanos.

Felipa del Moreno

Vídeos: