noticias flamenco »

Rocío Molina amplía su universo creativo y continúa su búsqueda en "Bosque ardora"

Entredós Ballet Flamenco exhibe "Las Moiras" en Sala Paúl, una singular propuesta de danza española.
26 de febrero de 2016

Especial XX Festival de Jerez 2016 - Toda la información

Jesús Méndez inaugura el ciclo 'De la Raíz' en la Bodega González Byass, con la colaboración de CajaSur

Rocío Molina amplia su universo creativo con 'Bosque ardora', un espectáculo donde continúa su incesante búsqueda artística y que podrá verse mañana viernes día 26 en el Teatro Villamarta. El XX Festival de Jerez ofrece, además, 'Las Moiras' de Entredós Ballet Flamenco, una singular propuesta de danza española capitaneada por Elena Algado y Miguel Ángel Corbacho que tendrá lugar en Sala Paúl dentro del ciclo 'Nuevas Miradas'. El cante tendrá como protagonista a Jesús Méndez, que inaugura el ciclo 'De la Raíz' en la Bodega González Byass, con la colaboración de CajaSur.

El universo creativo de Rocío Molina ya se ha puesto en evidencia tras obras como 'Afectos', 'Cuando las piedras vuelen', 'Oro viejo' o 'Almario'. Pese a su juventud, el talento de la bailaora malagueña ha sido reconocido con el Premio Nacional de Danza 2010 y esa inquietud innata que atesora se pone de manifiesto, una vez más, con 'Bosque ardora', donde amplía ese mundo imaginario por el que circula su baile, rompiendo moldes y esquemas a una velocidad de vértigo.

“Es una propuesta diferente”, señaló Rocío Molina ante los medios de comunicación. “En mi trayectoria siempre hay una búsqueda y, en este caso, se representa a través de una persecución”, explicó. En ese núcleo narrativo aparece una mujer a caballo, perseguida por una jauría de perros. El lugar es un bosque imaginado, donde no se rompe la unidad temporal que va del alba a la noche.  “Es una persecución que está relacionada con la autodestrucción de los artistas, que siempre buscamos renacer cada día”. Y ese querer dar autenticidad al arte aparece “fresca durante el día” para morir y renacer al día siguiente.

En ese proceso camaleónico Rocío Molina interpreta a tres personajes. A las claras del día “nace un ser sublime, una especie de diosa”. Más tarde se transforma en un animal y, luego, en un ser humano, ”que no es necesariamente una mujer, a veces puede ser un hombre”, precisó.

 

 

Mundo onírico

En 'Bosque ardora' la naturaleza está presente y se impone la lucha por la supervivencia entre quienes habitan este particular mundo imaginario. Sin embargo, “no se sabe a ciencia cierta quién es la presa y quién el cazador”, apuntó la bailaora, puesto que no se exhibe la naturaleza con un sentido de realidad. “Es un mundo onírico”, donde “no hay un reivindicación de género” y abunda la confusión y el juego entre conceptos contrapuestos. En este peculiar universo también se realiza “un recorrido por los instintos humanos, muy parecidos a los de los animales”.

¿Cuál ha sido otra de las pretensiones de Rocío Molina con este espectáculo? Ella misma responde: “Verme de forma diferente”. Y es que una constante en su carrera es que “siempre estoy buscándome”. Ello se traduce en un baile que está cimentado en “la tradición reinventada del flamenco que respeta sus esencias y se abraza a las vanguardias”.

El montaje contiene un audiovisual introductorio, inspirado en Miyazaki, que da paso a esta fantansía escénica con dramaturgia y dirección artística de Mateo Feijoo. Como en anteriores producciones, Rosario La Tremendita ejerce de directora musical, compositora y arreglista. Y uno de los retos a los que se ha enfrentado es adaptar la poesía de Maite Dono. El guitarrista Eduardo Trassiera, el contrabajista Pablo Martín Caminero y Dorantes, con la pieza para trombones 'Mandato', son los autores de la música.

En escena, el baile de Rocío Molina tendrá el contrapunto masculino en Eduardo Guerrero y Fernando Jiménez. A ellos se suman la guitarra de Eduardo Trassierra, el cante y el bajo de José Ángel Carmen, las palmas y compás de José Manuel Ramos 'Oruco', la batería y electrónica de Pablo Martín Jones y el trombón de José Vicente Ortega y Agustín Orozco. 

En 'Bosque ardora'  -espectáculo con el que obtuvo un Max a la Mejor Coreografía y otras tres nominaciones- la bailaora viene a abrazarse a lo inesperado, a asomarse al borde de la conmoción “para encarnar la belleza y su reverso  inevitable”.  Un juego perverso entre la seducción y la guerra.

Danza española a través de la mitología

“Hemos partido del mito de las tres hermanas hilanderas que van trazando, con sus hilos, el camino a seguir en la vida. En este caso, la vida de un hombre”. Así lo explicaron Elena Algado y Miguel Ángel Corbacho, miembros de Entredós Ballet Flamenco, que pondrán en escena 'Las Moiras' en la Sala Paúl dentro del ciclo 'Nuevas Miradas'.

'Las Moiras' eran las personificaciones del destino en la mitología griega, que marcaban el ciclo vital de un hombre. Mientras Elena Algado representa a las tres hermanas hilanderas de la mitología, Miguel Ángel Corbacho asume el papel del hombre que se deja atrapar por estos designios mitológicos. Tanto una cosa como otra ha exigido a ambos bailarines “grandes dosis de interpretación”. Para ello han contado con la dirección escénica y dramaturgia de Juan Manuel Casero. La música lleva la firma de Enric Palomar.

Elena Algado define este montaje, que ya se estrenado en Alcalá de Henares, como “un ballet en un solo acto de danza española”. Ambos bailarines -que formaron parte del Ballet Nacional de España durante ocho años- destacaron la importancia del vestuario, como un elemento “imprescindible para contar la historia a través del tiempo”.

La vuelta a González Byass

El Festival de Jerez ha recuperado la Bodega Los Apóstoles de González Byass como espacio escénico, donde tendrá lugar el ciclo 'De la Raíz' que inaugura el cantaor jerezano Jesús Méndez. Ello ha sido posible gracias a la colaboración de CajaSur, representado en la rueda de prensa por Manuel Jesús Feria Aliaga, director de zona de la entidad financiera.

De su anterior presencia en este espacio, en otra edición del certamen, también se acordó Jesús Méndez, pues lo hizo como artista invitado de la guitarra de Moraíto. “A él le dedicaré mañana mi actuación”, confesó. Una actuación que discurrirá por los cantes clásicos del flamenco. “Sin conservantes ni colorantes”, ironizó el cantaor. “Es una satisfacción enorme cantar en mi tierra”, añadió. En la Bodega Los Apóstoles de González Byass estará acompañado por las guitarras de Manuel Valencia y Manuel Parrilla, además de las palmas de Diego Montoya, Manuel Salado y Juan Diego Valencia.