miañoflamenco flamenco »

Joaquín Zapata desde la mina

Abogado y "flamencófilo"
31 de diciembre de 2017

 

Soy Joaquín Zapata. Abogado y «flamencófilo», vocablo que como adjetivo viene a significar amante del flamenco, sin más pretensiones y que como sustantivo es mi marca personal en el mundo flamenco, pues con él firmo mis crónicas. Escribo desde hace unos años para Los Caminos del Cante, programa de radio y web especializada en flamenco que dirige desde Jerez de la Frontera José María Castaño. Normalmente lo hago con ocasión de la celebración del Festival del Cante de las Minas en mi tierra, La Unión.

Hace unos días me pedía mi amigo y director de deflamenco.com Rafa Manjavacas que os contase #miAñoFlamenco y aquí  dejo alguna pincelada, de las más reseñables, para quien las quiera conocer.

2017 comenzó con el regusto amargo de la pérdida de una persona y personaje irrepetible: Pedro Hermógenes «El Perrogordo». Cantante y propietario del Bar el Naranjito -también conocido como Iglesia Perrogordiana-, Pedro fue durante años en su bar el anfitrión de la agenda cultural alternativa del Festival del Cante de las Minas, un evento que nació con el fin de divertirse y premiar a los flamencos ilustres que con carácter más o menos permanente visitan La Unión cada mes de agosto. Quienes lo conocieron entenderán por qué no puedo de dejar de acordarme de él en la crónica de mi año flamenco, aquellos que no lo conocieron pueden tener por seguro que dejaron pasar la oportunidad de conocer a un tipo, un artista, formidable e inigualable.

El año viejo también ha sido el de la consolidación de la asociación El Malacate Flamenco, en la que participo como socio, la cual está alcanzando sus fines de promoción y difusión del arte flamenco con notable solvencia. Este año han pasado por su sede itinerante artistas de la talla de Israel Fernández, Encarnación Fernández, Ana Morales, Sandra Carrasco, Pedro El Granaíno, Ana de Caro, Martirio o La Repompilla.

De este capítulo destaco, sin ningún género de duda y sin que suponga un desprecio para nadie, a la onubense Sandra Carrasco. Con su personal forma de ver el cante se está haciendo hueco entre las grandes figuras del panorama flamenco, sin perder un ápice de su esencia fluye por cualquier género musical con una naturalidad que engancha. Recomiendo encarecidamente seguir la trayectoria de esta artista pues ha de deparar agradables sorpresas.

A pesar de lo anterior, el año que se va ha tenido para mí un nombre propio por encima de todos los demás. Ese nombre es el de Alfredo Tejada quien ha resultado ser ganador de la Lámpara Minera 2017. Creo firmemente que ha sido una de las lámparas más importantes de lo que llevamos de siglo. Un cantaor hecho, completo, con personalidad, con una trayectoria bien fraguada cantando para el baile y para quien la Lámpara Minera ha supuesto ya un antes y un después en su carrera en solitario. Está ofreciendo una cantidad de recitales verdaderamente asombroso y se encuentra terminando su segundo disco, el primero de estudio. Sólo el tiempo dirá si nos encontramos ante un buen cantaor o si puede alcanzar las cotas reservadas para los genios. Lo que sí tengo claro es que para mí es un cantaor especial.

Si tuviese que destacar un recital en el que viví cosas mágicas en este 2017, tampoco tengo dudas en señalar el que dieron Pedro el Granaíno y Patrocinio Hijo en Mina Mina Agrupa Vicenta. Siempre resulta especial escuchar cante en ese escenario que es singular, en el que he visto cantar y tocar de maravilla a tantos y tantos artistas. Algo tendrá el agua cuando la bendicen y es que no he oído a nadie, ni de los que se sientan arriba ni abajo del escenario, tener queja de lo que ha ocurrido en las veladas flamencas en la mencionada mina. Más bien al contrario, afirman haber sentido cosas muy especiales. Por lo que aprovecho para recomendar a todo aquel que venga a La Unión que no deje de escuchar cante en la mina si tiene la oportunidad.

2017 se marcha dejándonos pérdidas irreparables, circunstancia a la que los flamencos nos hemos tenido que acostumbrar últimamente por desgracia. 

También nos deja polémicas interesantes. ¿Quien de vosotros no ha discutido sobre Rosalía? La obra de esta catalana ha supuesto un terremoto de discusiones en el mundo del flamenco equiparable, lo digo sin ninguna duda, al que el problema secesionista en su tierra ha tenido en la opinión pública.

Os deseo a todos los lectores de deflamenco.com que el 2018 sea tan flamenco y apasionante como ha sido mi 2017. 

Os mando un fortísimo abrazo, como siempre, desde la mina.

Joaquín Zapata

Joaquín Zapata (en el centro con camiseta blanca, bajo Gamboa)