especiales flamenco »

DECALOGO DE VICENTE ESCUDERO SOBRE EL BAILE FLAMENCO

Con motivo de la presentación del espectáculo BAILE DE HIERRO, BAILE DE BRONCE de Javier Barón, os mostramos el Decálogo Flamenco de uno de los bailaores que han hecho historia en el flamenco. Vicente Escudero.
12 de noviembre de 2001

Biografía de Vicente Escudero

NOTAS SOBRE MI DECÁLOGO

Es muy difícil penetrar en su hondura misteriosa, y es muy difícil su exposición. Pero si afirmo que ese duende que tanto cacarean eruditos y profanos es un mito que desaparece baiando con sobriedad y hombria, traduciéndose entonces en el misterio que todo arte lleva. A los diez puntos de mi decálogo tiene irremediablemente que ajustarse todo aquél que quiera bailar con pureza. Ahora mismo yo no conozco a nadie que use de ellos en toda su extensión. Muy raramente se encuentra algún bailarín o bailaor que use tras o cuatro de mis puntos, los restantes brillan por su ausencia. De tal manera que les invito solemnemente a seguir la verdadera tradición del baile flamenco puro y masculino.

EL BAILE FLAMENCO FEMENINO

En esta época no se baila con pureza, se han perdido aquellas líneas, aquella majestad, aquel braceo como se decía antiguamente, de arriba abajo y de abojo arriba-, de líneas femeninas y misteriosas de La Macarrona, de la Malena, de la Ferananda y de otras de la época pasada que acariciaban la tierra con sus pies de seda. Ahora a la única que se le pueden ver algunos sorprendentes detalles de majestada es a Pastora Imperio. Hay otra bailaora flamenca que se dedica a dar lecciones; si ésta quisiera podría recordar muy bien a los grandes de antes, pero como lo que piden ahora son zapaeados y zapateados, el resultado es que en estos tiempos las mujeres bailan casi igual que los hombres. HAY algunas que bailan magníficamente bien, pero lo difícil es mantener la pureza del baile flamenco desde el principio hasta el fin.

 

DECÁLOGO

I. bailar en hombre

II. sobriedad

III. girar la muñeca de dentro a fuera, con los dedos juntos

IV. bailar asentao y pastueño

V. las caderas quietas

VI. armonía de pies, brazos y cabeza

VII. estética y plástica, sin mixtificaciones

VIII. estilo y acento

IX. bailar con indumentaria tradicional

X. lograr variedad de sonidos con el corazón, sin chapas en los zapatos, sin escenarios postizos ni otros accesorios.