reseñas flamenco »

Marina Heredia "A mi tiempo" - Festival Flamenco de Nimes

Viernes,17 de enero, 2014. 20h. Teatro Bernadette Lafont, Nimes (Francia)
19 de enero de 2014
Texto: Estela Zatania
Fotos: Jean-Louis Duzert

El triunfo de una señora granadina en Nimes 

El penúltimo día del Festival de Nimes había un programa completo y variado. A mediodía Faustino Núñez, ofreció una introducción a “Los ritmos del cante flamenco”. Por la noche, después de la actuación en el teatro, El Canijo de Jerez, que se describe como rumbero-roquero, presentó su “Nuevo despertar de la farándula cósmica” con su grupo “Fumadores Galácticos”.

Marina Heredia - Nimes

Entre ambos acontecimientos, la actuación estelar de la noche: la cantaora granadina albaicinera Marina Heredia que vino a presentar su nueva grabación “A mi tiempo”. En el programa de mano leemos que el título se refiere a la progresión lenta y paciente de la búsqueda de Marina, y por una vez no nos suena a publicidad rebuscada. Porque a pesar de su juventud, Marina Heredia lleva un par de décadas de profesional. Aunque al comienzo la tomamos más por cantante que cantaora, fue ella misma que plantó su bandera firmemente en el territorio de lo jondo, y los aficionados ahora gozamos de esta voz que actualiza el flamenco clásico con sabiduría y buen gusto.

Pero si sólo fuera eso, es probable que Marina hubiera pasado casi inadvertida. Es que su elegancia natural y la serenidad de su persona artística, albergan pasiones que otros sólo saben expresar mediante puños y muecas. De ahí la magia de esta encantadora señora, que hasta en estado de seis meses, se pasea con soltura y gracia por el escenario, y maneja hábilmente su voz sensiblemente rozada para comunicar la amplitud de emociones que abarca en este recital de once cantes.

Siempre se le instruye a un escritor que escriba de cosas que conoce. Es consejo acertado también para los músicos. En “A mi tiempo”, Marina recuerda y resucita cantes escuchados a lo largo de su vida que le han marcado, y como explica ella misma, que marcaron la historia del flamenco. Una dulce milonga, bulería por soleá con Diego del Morao a la guitarra para poner el inconfundible sabor de Jerez, fandangos naturales por medio donde José Quevedo “El Bola” se turna a la guitarra con Diego. Luego, la cantaora se descalza para las siguiriyas…¿pero quién ha dicho que las mujeres no pueden con este cante?. 

El Bola ofrece una composición instrumental entre lírica y festera, con la percusión de Paquito González, y vuelve Marina, todavía descalza, para interpretar su versión fresca de la caña, cante casi en desuso. Dedica unas bulerías a Adela la Chaqueta con el cuplé “Mil besos” popularizado por Dolores de Córdoba, donde tampoco faltó un guiño para la Jurado o la Durcal a través de “Mi amigo”, y para la Fernanda de Utrera con “Se rompió el amor”, cuplé aflamencado firmemente instalado en el recuerdo colectivo de la afición. También había recuerdos de Bambino, y cómo no, un sentido homenaje a Enrique Morente que incluye la  canción por tangos “Estrella”, con la cual el granadino aceleró su camino hacia el futuro.

Marina Heredia - Nimes

Con semejante repertorio, las vivencias, el saber estar y la honestidad de Marina y el encantador fin de fiesta que por una vez ha parecido espontáneo, el público quedó embelesado y entregó su más sentida ovación.

Galería de fotos: