reseñas flamenco »

Arcángel & Pepe Habichuela en Sala García Lorca

Sala García Lorca de Madrid. 15, 16 diciembre 2016.
17 de diciembre de 2016
Texto: Balbino Gutierrez
Fotos&video: Rafael Manjavacas

 

El espíritu de Enrique Morente

Con toda la sala puesta en pie y prolongados aplausos se cerró el 16 de diciembre la segunda de las dos noches programadas por Antonio Benamargo en la Sala Federico García Lorca, de Casa Patas, Madrid

Arcángel & Pepe Habichuela

Un cartel excepcional que contaba con la presencia de dos nombres primordiales, Pepe Habichuela y Arcángel, congregó a un público multitudinario entre el que se contaron numerosos morentianos: artistas como Guadiana, Paquete, Bandolero o Miguel Ángel Cortés,  y a periodistas como Juan Luis Cano o Juan Verdú o el pintor Alexanco. Y no era para menos si se puede decir que se trataba de una noche histórica que reunía al que se considera como “el tocaor”  de Enrique Morente y al cantaor joven “predilecto” de Enrique Morente

El veterano maestro Habichuela y el joven maestro Arcángel se confrontaban por primera vez desde la desaparición (hacía seis años y tres días) del maestro de Granada, y se apreciaba que eran conscientes de la responsabilidad contraída a juzgar por la seriedad de sus semblantes y figuras al comienzo del recital; tensión que fue cediendo a medida que avanzaba la actuación hasta convertirse en un tácito y gozoso  homenaje de arte y belleza en honor del amigo y genial maestro ausente. Su sombra, su espíritu se dejó sentir  durante la hora y cuarto que duró el recital; tiempo que pasó como una exhalación y dejó al público respetuoso con ganas de continuar por el doble de minutos transcurridos. 

Voz y toque desarrollaron un arco de palos fundamentales: siguiriyas, tientos, cartagenera, taranta, minera, cantiñas, caña, polo, soleares, fandangos, con algunas referencias explicitas a cantes y letras de Morente: Si me crujieran los huesos… ya no me arrimo a la reja… Yo esperaba haber cogío…Entré en la sala del crimen… Si sufres, sufre callando… Los pájaros eran clarines…Casi un niño…etc. La guitarra de Pepe con toda su esencia flamenca y la mágica afinación de Arcángel lograron que todas esas referencias señaladas y otras sonaran no ya como meras copias del original, sino como piezas vivas y nuevas; y esto gracias a la virtualidad de los estilos morentinos y a la ejemplar interpretación que de los mismos hicieron dos de los más grandes artistas flamencos de la actualidad.

 

 

 

 

Arcángel & Pepe Habichuela

Arcángel & Pepe Habichuela

Arcángel & Pepe Habichuela

Arcángel & Pepe Habichuela

Arcángel & Pepe Habichuela