entrevistas flamenco »

Entrevista a Lola y José Greco.

...
2 de abril de 2002
 

Lola y José Greco se han ganado a pulso un importante hueco en el mundo de la danza. Evidentemente el ser hijos del prestigioso bailaor José Greco ha sido crucial para que eligieran dedicar sus vidas a este arte. Aunque el baile clásico ha sido básico en su formación, el flamenco ha estado siempre muy presente en sus vidas. Ejemplo de ello es que ambos han estrenado en el más antiguo tablao, el Corral de la Morería el espectáculo "Latido" en el que hacen un recorrido tanto a dúo, como en solitario por diferentes palos del flamenco.

Sienten admiración el uno por el otro y sus bailes se han compenetrado a la perfección. Para Lola, José es "como una pantera, tiene un oído privilegiado, ha sido flamenco según han pasado los años en su mente y en su cuerpo" para José "Lola te transporta es una gacela con alas, una campanilla de Peter Pan, es una cosa alucinante, cada vez que la veo me aporta una sensación diferente". A ambos esta experiencia les ha resultado muy grata, porque pocas veces se les ha visto bailar juntos en un escenario "es la primera vez que bailamos de pareja oficialmente, hemos bailado juntos en otros eventos y fuera del ambiente oficial, pero como pareja es la primera vez" comenta José Greco, que posee un estilo más puro que su hermana Lola para la que bailar flamenco, flamenco ha supuesto todo un reto, a pesar de que ha colaborado en numerosas ocasiones en montajes flamencos con Joaquín Cortés, Joaquín Grilo o Rafael Amargo "es lo mismo venir al Corral de la Morería que cuando me llamaron para La Scala de Milán, es una llamada de atención, es el filo de tu carrera, yo soy una bailaora muda, no tengo pies, siempre he bailado en silencio, he hecho algún zapateadillo, pero no lo que hago aquí y cada día es una lección" afirma Lola Greco que fue primera bailarina del Ballet Nacional durante 23 años.

Lola Greco posee un estilo de baile muy personal y lleno de belleza, aunque toda su familia siempre ha tendido al flamenco, ella lo ha mezclado de una forma muy particular con el clásico español "Cuando la zapatilla empezó a llegar a España, las bailarinas de ballet clásico se enamoraron del español y entonces en aquella época estaba Antonia Mercé, La Argentina y ella hizo una asociación y unió la bailarina clásica y la de español y de ahí se hizo un estilo vanguardista que yo lo he estudiado mucho. He estudiado la historia de este arte, empezando porque la época me enamoraba, la Belle Epoque, los años 20 y mi influencia me viene de esa dejadez de las bailarinas como la Paulova o Isadora Duncan, son mis ídolos al igual que Cid Charise, por ejemplo" comenta Lola sobre su formación. Además de su hermano no es fácil para Lola encontrar un partener ideal, prefiere hacer paso a dos con una mujer y hace poco hizo una bonita pieza con Carmen Ledesma. En flamenco cree que encontraría una buena compenetración con el bailaor Joselillo Romero "Es mi alma gemela, de pronto apareció cuando era pequeño, le puse en una butaca y le quiero mucho".

 

yo soy una bailaora muda, no tengo pies, siempre he bailado en silencio

Su hermano José también realiza una fusión muy peculiar en su baile introduciendo formas acrobáticas, que sorprendieron cuando empezó a mostrarlas en el escenario "me doy cuenta de que todo el mundo ahora lo hace y de manera diferente a la mía, porque yo si lo hago flamenco, lo llevo mucho haciendo, tengo 39 tacos y todavía puedo volar, entonces esa técnica que utilizo yo, no la ha aprendido nadie, porque a mí me la enseñaron cuando trabajaba en el Melia Castilla los acróbatas húngaros, a los demás se lo enseñan en la escuela de clásico que flota más, es más lento, el acróbata es más rápido y con el flamenco va al pelo" resalta José cuyos ídolos han sido Antonio Gades, Rafael de Córdoba y Antonio Ruiz. En contra de lo que podríamos pensar su padre no fue su principal maestro, pues su progenitor le vio bailar por primera vez cuando José tenía ya carrera en los tablaos, aunque es evidente que el ambiente familiar, su madre Lola de Ronda también se dedicó al cante y al baile, han marcado sus vocaciones "Sales de casa a desayunar con cuatro años y ves un estudio y quieres meterte debajo, nos disfrazábamos y yo bailaba cuando se acostaban en la siesta, yo ya sentía el baile" comenta Lola.

José fue el que finalmente se quedó con su padre hasta el final de sus días en Estados Unidos, donde formó su propia compañía con la que ha trabajado diez años, pero España le tira mucho y ahora espera continuar su carrera aquí y ser reconocido en su tierra, un hecho que a su hermana Lola no le ha resultado nada fácil especialmente cuando fue expulsada del Ballet Nacional al que permanecía desde los catorce años "bueno, no sé bien quien me expulsó, sí Aída Gómez, el Ministerio, Los Tino, José Antonio Sánchez Borrego, porque van todos al mismo saco y estoy rabiosa por eso, en definitiva ¿Qué hay que hacer? ¿Bailar bien o tener buenas relaciones?" expresa Lola, que ve que a algunos les es muy fácil tener en cartel sus espectáculos "te hablo de los más famosillos Rafael Amargo, Sara Baras, Márquez, porque los demás veteranos se tienen que pelear para conseguir un contrato, sino te lo quitan a tus espaldas. Es tremenda está profesión, yo que ahora estoy creciendo más té quedas sorprendidísima. Claro que los que llevan los espectáculos quieren que funcionen, ¡otros tienen unas ayudas!, para hacer de relaciones públicas ¿cómo se hace eso? que me hubieran educado a mí así, pero claro educar a una bailarina en un estudio es dedicarse al estudio y al escenario y nada màs", pero para Lola el arte y la popularidad no son compatibles "famosos es ser reconocido, otro año y otro, pero el ser popular es muy mundano para el arte, se acaba con un personaje, los más respetuosos han llegado a ser populares y están destrozados, por eso yo no quiero hacerlo, bueno cuando sea mayor" dice Lola, que es muy directa al abordar este tema, también su hermano José tiene su visión del baile actual, aunque lo hace más desde el punta de vista técnico "El baile flamenco es ahora demasiado zapato, todo el mundo quiere ir de Ramírez, hacer ruido, es un don que tiene ese hombre y ahí le adoramos todos le dijimos olé, pero no sé puede limitar el baile, tiene que ser una cosa de todo el cuerpo una estampa y desde luego tiene que ser personalidad y presencia y eso se está perdiendo mucho".

los demás veteranos se tienen que pelear para conseguir un contrato, sino te lo quitan a tus espaldas.

Lola y José ya tienen más proyectos juntos actuaran el 11 de mayo en el Teatro Real, además piensan en montajes futuros donde participará su hermana Carmela, también bailaora y están meditando crear una compañía, pero tienen otros planes inmediatos "El proyecto grande es "Clímax" que es el homenaje a mi padre, son los productores japoneses, tengo que decirlo, a mi no me gusta pedir favores a nadie y ahora las subvenciones es como pedir un favor" explica Lola. Sin duda un bonito proyecto para que Lola y José Greco demuestren su valía en los escenarios y obtengan ese reconocimiento que se merecen.