entrevistas flamenco »

Entrevista a Juan Carmona. Guitarrista. Disco 'El Sentido del aire'

"La guitarra flamenca es una fiebre mundial"
5 de mayo de 2010
Texto: Pablo San Nicasio Fotos: Rafael Manjavacas

Su nombre no puede ser más flamenco. Aunque su “reata” no sea la que todos conocemos. Realmente, Juan Carmona Contreras (Lyon, 1963) es un guitarrista más hecho a sí mismo de lo que pueda parecer. Batallador desde los comienzos, nada se le ha regalado a este francés de orígenes andaluces que ahora presenta, alucinen, su noveno disco como solista, “El Sentido del Aire”. Hay otros trabajos suyos circulando por ahí, como creador de música para cine, de acompañante… Eso, y muchos galardones a sus espaldas dan fe de que no es lo más conveniente mirar el DNI antes de opinar.

Con tu edad y nueve discos
Como solista sí. La verdad es que empecé grabando muy pronto y el recorrido ha sido largo. A esos nueve discos hay que añadir música para cine que he hecho y bastante acompañamiento. Que en mi época jerezana fue mucho y con grandes cantaores.”

El Sentido del Aire” viene con papel de regalo
Ha sido una grabación divertidísima y sí, tiene a gente de mucha categoría. También es verdad que a muchos ya les conocía y ya aparecían en discos anteriores. Pero tener a “Paquete de productor ayuda mucho. Porque entre lo que yo quería y conocía, y luego añadir sus ideas… la cosa ganó mucho”.

¿Por qué le escogiste a él?
Porque sabía quien era. Un pedazo de guitarrista que, además de saber y respetar el toque antiguo y las raíces del flamenco puro, se mueve como pez en el agua por el nuevo flamenco. Conoce a la gente adecuada y además no es un hombre que potencie sólo lo que se hace en el sur de España. Este es más bien del centro, de Madrid, y nunca me había puesto a grabar con gente de fuera de Andalucía. Ahora lo necesitaba. Aquí hay una visión algo más abierta, no tan localista como en otros sitios.

Yo iba con él y me decía “pues aquí pega este” y yo no le conocía, pero es que era mano de santo, oye. Es verdad que yo tenía la idea de quien tenía que ir en cada tema, pero si en algún momento se podía modificar algo, él tenía la alternativa correcta.”

¿Te quedas con algo en especial?
Es un disco flamenco por los cuatro costados, hasta los jaleos están metidos con mimo, hecho desde la pureza y desde el cariño a este arte. Me gustan mucho los tangos que arrancan, la siguiriya y las dos bulerías, las segundas con ese sabor a Jerez… “

Pasaste diez años allí
Una época gloriosa. Llegué por casualidad. Yo, que no había salido de Francia, pero conocía bien el flamenco, sabía que a mi toque le faltaba algo. Sí, había grabado discos, había ganado cosas, tocado con mucha gente… pero le faltaba algo a mi toque. Ese sabor, ese aire que te da Andalucía. De eso estaba carente y si uno quiere aprender de verdad un idioma tiene que ir al sitio donde se habla continuamente. Y eso era Andalucía.

Así que me bajé y aterricé en Sevilla. Lo que ocurre es que era una ciudad muy grande, demasiado para mí, así que miré en el mapa y dí con Jerez, una ciudad más coqueta que podría ir bien. Todo esto con más intuición que otra cosa. Yo ni idea de lo que era el barrio de Santiago, la Plazuela o San Miguel… ya ves tú…

Así que llegué y en un mes me estaba presentando al concurso de toque y lo gané. Me quedé diez años.

Luego tuve la suerte de dar con Isidro Sanlúcar, que me ofreció trabajar con él. Isidro me ayudó mucho, y además de estar con él veía a su hermano Manolo… ver aquello fue… los ensayos de “Tauromagia”, conocer a gente como Vicente Amigo, Juan Carlos Romero… pffff

Jerez me marcó, y con los años no era capaz de quedarme con un estilo u otro por allí. De hecho a mi disco de la época lo llamé “Entre dos Barrios”, porque no era capaz de casarme con ninguno.”

“Los localismos entre los flamencos. Que si este es de Triana, de Madrid, de Valladolid… si supieran el tirón que tiene el flamenco fuera y cómo se toca por ahí, no se quedarían en esos detalles”

¿Por qué te fuiste?
Bueno, fueron un poco circunstancias vitales. Regresé a Marsella pero de vez en cuando, más de lo que parece, me bajo y me doy una vuelta para ver el sur. Suele ser cada dos años, cuando me pongo a componer cosas nuevas y necesito coger aire, oxígeno flamenco”.

Volviste a Francia y fue empezar de cero
En el sentido profesional puede, pero el ambiente flamenco en Francia es espectacular, que conste. Y además en español, que yo hablo en calé con mi gente como si tal cosa. El sureste francés es un territorio que está lleno de gitanos, con peñas flamencas, con festivales, yo organizo uno de ellos.

Aquí estás en familia y te puedes encontrar perfectamente a alguien que te dice…vamos a llamar a Montse, o a Guadiana, o a este… son gente cotidiana que aparecen mucho por allí”.

Gitano y profesor en conservatorio
Desde los quince años. También un poco por casualidad. Yo toqué uno de mis primeros conciertos en Francia, en un claustro en Marsella, todo temas de Paco de Lucía. La cosa salió tan bien que me ofrecieron trabajar en la academia de Guitarra de Marsella. Y ahí empecé, con dieciséis años. Dejé el colegio y me puse a trabajar. Ahora soy profesor en el conservatorio de Toulon, una ciudad cercana”.

Pero, apellidándote Carmona  ¿no te vino de cuna lo de la guitarra?
Pues mis padres son andaluces, y con eso ya tienes mucho eso. Yo además veía en las reuniones a mi tío tocando por bulerías, había cante…es que estaba claro. Pedí una guitarra a los Reyes Magos y me puse a dar clases con mi tío y a ponerme los discos de Paco, bueno, las cintas que mi padre me compraba y yo iba parando y rebobinando hasta la saciedad…así fui haciéndome con la técnica. Pero realmente no había antecedentes claros de flamencos profesionales. Mis inicios no distan mucho de los de tantos otros”.

Los concursos en España ¿cómo se tomaban que fueras francés?
De una manera extraña, cuando menos. Es diferente ese trato al del mundillo flamenco. Porque, mientras por una lado los gitanos de Jerez, o los de Madrid, me ven como uno de los suyos al venir yo de familia gitana; en el caso de los concursos era diferente. Había quien me preguntaba por “mi primo” pensando que yo era de la saga Carmona, de los Habichuela…pero luego cuando se enteraban que yo era francés y no lo que ellos pensaban… no sé… tampoco es plan de dar muchos detalles, pero a veces costaba un poco darle un premio a un extranjero. Incluso a veces se veía el plumero y dejaban el premio desierto al principio y luego me lo daban a mí…”

Debe ser bastante reconfortante que Paco de Lucía te dé una plaquita con tu nombre
Ufffffff, sí, lo fue. Y además él hizo mucho para que ese premio no tuviera prejuicios de ningún tipo. Fue muy agradable conmigo y, aunque estuve con él algunos días, yo estaba muy asustado, tímido… imagínate… fue el único concurso que se hizo con su nombre, aquí en Madrid… aún le veo y nos saludamos, pero le tengo tanto respeto…”

¿Qué tocaste?
Toqué, porque lo pedían las bases, temas del mismo Paco de Lucía. Una taranta con falsetas de varias suyas, una especie de remix. Toqué su “Canción de Amor”… y bueno, salió bien”.

“los medios de comunicación actuales tienen un poder que no nos imaginamos y cuando uno graba algo, lo que sea, una falseta cortita, con el móvil… ni se sabe lo que puede pasar a partir de ese momento. Porque en nada de tiempo eso ya está circulando por medio mundo…”

El mundo del flamenco tiene sus “ideas”, ya sabes
Sí, pero eso a mí ahora me provoca risa. De hecho lo veo un poco con distancia y esos prejuicios por lo externo, por lo exótico es algo que no sólo se da entre los españoles flamencos con los extranjeros. Es algo que también puede verse con los localismos entre los mismos flamencos. Que si este es de Triana, de Madrid, de Valladolid… si supieran el tirón que tiene el flamenco fuera y cómo se toca por ahí, no se quedarían en esos detalles”

Háblame de eso, de la fuerza que tiene el flamenco en Francia
“¿Que si tiene? Te asombrarías. Bueno, para empezar lo que te he dicho. Que yo llevo varias décadas de profesor de flamenco en un conservatorio francés, algo que aquí… no se estila mucho. Pero es que es otra mentalidad. Allí en los conservatorios se da música hindú, tango argentino, capoeira, se dan especialidades que dicen mucho de la apertura de miras…además del clásico, por supuesto.

Y no es sólo en Francia. Es que vas a Hawai, después de quince horas de avión… y te dicen… ¿cómo haces la falseta de este tema de tal disco? Y te quedas alucinado… los medios de comunicación actuales tienen un poder que no nos imaginamos y cuando uno graba algo, lo que sea, una falseta cortita, con el móvil…ni se sabe lo que puede pasar a partir de ese momento. Porque en nada de tiempo eso ya está circulando por medio Mundo…

El flamenco en España lo tenéis ahí, asegurado, es vuestro…y por eso yo creo que no lo valoráis tanto… y sin embargo la guitarra flamenca es una fiebre mundial”

El Sentido del Aire”  es eso que se llama… ¿un desahogo creativo?
Bueno… teniendo en cuenta que yo no paro de hacer cosas nuevas, es un disco que hace justicia con mi actual momento, aunque tengo ya prácticamente otro ultimándose… ¿Qué ocurre? que es rompedor a más no poder y quizá me espere en publicarlo… prefiero analizarlo más en frío y no sacar nada porque sí. Ahora bien, no me paro a pensar si este disco vende o el otro no. Por supuesto que mejor que venda, pero es que voy a seguir componiendo igual. No puedo dejar de ser músico por los números… aunque eso sí, si no me gusta… fuera”.

 


Ver ficha disco - audio - compra on line