entrevistas flamenco »

Entrevista a Caroline Planté, guitarrista

"Que se animen las mujeres a tocar. Con el compás que tienen aquí?"
1 de noviembre de 2010
Entrevista: Pablo San Nicasio Ramos foto portada: Jesús Vallinas Fotos: Pablo San Nicasio Ramos

Hace disco de guitarra flamenca, es extranjera y encima mujer. No se puede ser más valiente. No se pueden tener unos ovarios más bien puestos y más flamencos que los de esta treintañera nacida en Montreal. Vocación de idas y vueltas que no acaba sino de llegar a una de sus cimas, ya histórica. De nuevo tienen que venir de fuera para marcar la pauta y aún así algunos sacan pecho todavía y niegan la evidencia. Pues esta tía toca. Galáctica y vive en Móstoles. En 2010 se abre la discografía femenina de la sonanta, ya era hora. Bienvenida Caroline Planté.

Me has dicho que en Montreal, tu ciudad, vive un hijo de Niño Ricardo.
Sí, es taxista. La verdad es que siempre fue amigo de mi familia, de toda la vida, pero hasta hace cinco años no caí en la cuenta de que era quien era…y no es el único flamenco de por allí. Mi ciudad está llena de españoles y de sitios donde se puede tocar y escuchar flamenco. El Centro Gallego, el Club Español de Quebec... Es que te digo más, yo tenía mi vida más o menos resuelta como guitarrista allí, con mi casa y todo. En Canadá hay trabajo y muchos guitarristas de aquí se sorprenderían. Yo tocaba muchísimo, daba cuatro o cinco conciertos a la semana, y la cosa sigue funcionando. Es alucinante para cualquier guitarrista de aquí, repito. Pero si no venía a España estaba claro que no evolucionaría como artista”.

Pero tu padre es guitarrista, tenías buen maestro
Sí, se apoda “El Rubio”, porque se lo puso un profesor que tuvo. Mi padre es un personaje, físicamente se parece a “Manitas de Plata”, tipo peculiar. Lo que te decía, él me puso a tocar desde los seis años. Y yo escuchaba los discos que me ponía, que eran de Niño Ricardo, y de gente de ese corte. Pero aún así él sabía que si no vienes a España y te empapas de lo que hay aquí no tienes mucho que hacer, me entendía perfectamente. Mi hermano hace música, pero lo suyo es la electrónica. A él no le hizo falta. Yo lo más que me alejé del flamenco fue cuando fui bajista de un grupo de rock…no paré nunca de tocar, hasta hice mis pinitos con el piano. Pero bueno, la guitarra era lo mío y sobre todo la flamenca. Sobre todas las cosas, no tenía escapatoria”.

¿Y no estudiabas otras cosas?
Y mucho. Yo fui siempre muy buena estudiante. Tanto en la escuela como con la guitarra. Y me costaba mi esfuerzo, porque mis padres estaban divorciados y sólo podía ver a mi padre cada dos semanas, con lo cual tenía que tratar de aprovechar todo el tiempo que no le veía para que me cundiesen sus clases lo más posible. Tenía que estudiar y repetir las falsetas una y otra vez, tirar de oído y de memoria, y a las dos semanas llevarlo todo perfectamente para seguir viendo cosas nuevas.
Hice también Filología Francesa pero… a esas edades más maduras lo tuve ya claro del todo. Tenía que venirme.”

¿Viniste a la aventura?
Bueno, las primeras veces sí y no. Realmente venía becada por instituciones canadienses, al principio por unos pocos meses, luego por períodos de más tiempo, pero siempre me tenía que volver a Canadá. Y no veas lo que se pierde cuando regresas y paras la formación, notas que tocas mucho peor que cuando estabas en España, y te mueres de ganas de volver. Estuve sobre todo en Sevilla, dando clases con todo tipo de gente, algunos con muchos prejuicios al principio, pero siempre aprendiendo todo lo que podía. Imagínate, la típica guiri que viene a España a bailar y tocar. Aunque yo escapaba a toda costa de esa simpleza. No quería mezclarme con los guiris. Y me vino bien porque conocí a gente súper válida. Luego me crucé con Mariano (por Mariano Cruceta) y empezamos a trabajar juntos, me vine a Madrid. Ya las becas se habían acabado, había exprimido todo lo que pude las ayudas que conseguí y tiré por mi camino. También Madrid es una ciudad que quizá me viene mejor, es más adecuada para mis características. Me encanta Sevilla y allí dejé muchos amigos, pero Madrid es más cosmopolita y aquí tienes más contacto con otras músicas”.

 

“saliendo medio desnuda en la portada, siendo mujer guitarrista…
si tuviera miedo al qué dirán mal me iría…”

Te enamoras y te plantas en Madrid
Y a trabajar y ensayar duro. Y no sólo Madrid, vuelvo a Montreal una temporada para dar cursos, hacer galas. Siempre ya trabajando en serio, sin tanto margen para el aprendizaje sin más. Porque Mariano es muy exigente, es músico y no le vale cualquier cosa. Dábamos vueltas por Toronto, Francia…y finalmente regresamos aquí. Hicimos una versión de Otello flamenca y un espectáculo llamado “Invernadero”. Ese fue un momento clave, porque ese espectáculo realmente es la base sobre la que creo los temas del disco y los muevo, los trabajo. Es una ayuda que me dio el impulso definitivo para sacar el disco, que ya estaba en estas fechas en mi cabeza, era un proyecto factible”.

 

¿Eras consciente de ser la primera?
“Pues hace años me lo decían en Montreal, mira que si fueras tú la primera mujer guitarrista flamenca que saca disco…yo no le hacía mucho caso porque me notaba muy floja de nivel y no lo veía claro. Luego me decían que grabase algo, lo que iba componiendo, pero bueno, eso no me hizo mucha mella hasta que no pasaron los años. Y sí, ahora han pasado los años y ¡¡ninguna mujer ha grabado disco!! Así que, como te decía, cada vez lo veía más factible. Y tampoco es que crea que sea ninguna hazaña, simplemente me he atrevido, me lo he currado y ya está. No pienso que esté ahora sobrada, ni mucho menos, y más teniendo en cuenta lo insegura que soy”.

¿Cuánto tiempo te ha llevado esto?
“Pues la guitarra está grabada en dos días de estudio. Por supuesto hay mucho trabajo detrás. La rondeña por ejemplo la hice con diecinueve años, y la bulería “Pájaro Viajero” me ha costado muchos meses, de hecho la tuve parada tres años. Es que no me gustaba crear falsetas una detrás de otra. Si no lo veía claro para seguir con la historia de esa bulería prefería parar. No es cuestión de tocar por tocar.”

Ese es un concepto que también defiende Manolo Sanlúcar
Sí, claro, por eso me gusta tanto ese guitarrista. Yo defiendo a todos los compositores, pero mi onda es más de dar unidad a todo lo que está en una pieza, no un enlace de falsetas sin criterio”.

Y bien rodeada
No me puedo quejar. La verdad es que Falo siempre ha estado cerca, ha trabajado con Mariano y conmigo mucho tiempo. Duquende también se había interesado por mí, fue una historia preciosa. Y luego pues todas las novedades que añade Mariano, de música electrónica, los raperos que conocimos a través de nuestro ingeniero de sonido…seguro que los puristas me matan pero es que me gustó como empastó la cosa… también la ayuda de Paco Ortega te ayuda a no cortarte.”

hace años me lo decían en Montreal, mira que si fueras tú la primera mujer guitarrista flamenca que graba disco…

¿Pero es que a estas alturas tienes miedo?
No…la verdad es que ya…saliendo medio desnuda en la portada, siendo mujer guitarrista…si tuviera miedo al qué dirán mal me iría…”

Cuéntame lo de Duquende
Pues es que ya nos conocíamos, entre comillas, desde hacía tiempo por el Myspace. Él me había escrito algunas veces y yo pensaba que no era él en realidad. ¿Cómo un tío como Duquende se va a interesar por mi toque? Pues sí, era él, y me decía que tocaba bien por soleá, con peso… y yo pues nada…contentísima. Y ahí se quedó. Fíjate, que un artista como él me diga que toco con peso…
Luego, grabando, Mariano me dijo que por qué no llamábamos a Duquende…pero no me atrevía a llamarle, así que lo hizo él. Yo con una vergüenza que ni te imaginas, pero resulta que vino encantado, y grabó por siguiriyas y por bulerías, aunque esas últimas cambiaba de tono y decidimos no incluir ese último cante. Eso sí, está bien guardado”.

Tus guitarristas son…
“Paco de Lucía, que va mucho por Montreal. Hasta doce veces le he visto en directo. Manolo Sanlúcar, Vicente Amigo…y Riqueni. ¿No te había hablado antes de Riqueni? Pues me encanta. Pero como hace mucho que no sale nada suyo… parece que lo tenemos olvidado y no puede ser. Y luego Diego del Morao…que cuando saque disco va a ser un escándalo”.

¿Qué te parece el panorama de la guitarra de ahora?
Pues creo que técnicamente no se puede avanzar más, es impresionante como se toca. Quizá falte avance en la composición, y será algo que se solucione escuchando música de fuera, no sólo flamenco”.

Sí, pero luego te dicen… “tocas muy payo” o “eso no te suena flamenco”
Bueno, lo primero que tiene que sonar una guitarra es personal, como uno quiera. Y si uno lleva el flamenco dentro, por narices va a sonar flamenco lo que toques. Guste o no. Yo escucho a Pink Floyd, a Iron Maiden, a Metallica, Megadeth, Peter Gabriel, Pat Metheny…y no soy menos flamenca que otros”.

¿Qué razón tiene la Historia para negarle a las mujeres el toque?
Pues supongo que el rol que ha tenido aquí la mujer tradicional, más dedicada a otras labores. Y luego, también, creo, el hecho de no haber tenido nunca modelos a imitar. Si ninguna mujer salía al mercado discográfico nadie se animaba a tocar, aunque viesen a su madre tocando, que ni eso pasaba. Y claro, la mujer se hacía con el cante y el baile pero la guitarra era territorio vedado, cosa que sigue sucediendo. Hasta mi padre tuvo problemas en Montreal por sacarme a mí a tocar.
Supongo que animándose y no cerrándose a lo típico la cosa cambiará. Con el compás que tienen las mujeres aquí… Hay que trabajar por la igualdad, ni machismos ni feminismos. Son dos extremos odiosos, lo sensato es la igualdad”.