Cante de las Minas 2024 Cante de las Minas 2024
Sebastián Cruz - FIAS

SEBASTIÁN CRUZ – Zarabanda – FIAS

Festival Internacional de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid

TEATROS DEL CANAL – SALA VERDE
J29 de febrero | 20:00h – Entradas

Programa

  • Nace la aurora (Serrana)
  • Te quiero con el alma (Malagueña y abandolao)
  • Desacordado de loco (Fandango Barroco)
  • Arroyos sonoros (Soleá)
  • La noche (Canción)
  • La soledad del alba (Seguiriya)
  • De mis soledades vengo (Caña)
  • Amada pastora mía (Tanguillo)
  • Siendo cenizas (Taranta)
  • País del sueño (Zarabanda)
  • El sol tiene que salir (Fandango valiente de Alosno)

Intérpretes

Sebastián Cruz | Voz
Raúl Cantizano | Guitarras y zanfoña
Marco Serrato | Contrabajo
Gustavo Domínguez | Clarinete bajo, gaita gastoreña y flauta rociera
Antonio Moreno | Percusión

SEBASTIÁN CRUZ
Zarabanda

Sí, en el flamenco hay maravillas como esta. No me refiero sólo al arte de las grabaciones de discos y de los espectáculos de baile. Antes están los artistas que, en medio de ambientes hostiles, inadecuados por lo menos, desarrollan una sensibilidad extrema, especial; se construyen un mundo.

Sebastián Cruz es de Huelva. Un profesional del cante desde hace mucho tiempo, agarrado en su tiempo libre a la tierra: galgos, caballos, el campo y sus labores. Matarife de primera profesión, un día llegó a sus manos la película de Alain Corneau, Tous les matins du monde, y sus oídos se llenaron con las músicas de monsieur Sainte-Colombe y de Marin Marais. Y la viola de gamba de Jordi Savall. Cada madrugada salía al campo a pasear a sus perros con el sonido de Savall, del Sainte-Colombe que había inventado Savall, sonando dentro de su cabeza.

De una forma natural empezó a ensanchar su registro vocal gracias a lo que el oído le decía, a lo que le hablaba la viola de gamba. La soleá, la caña, la malagueña empezaron a infiltrarse de ese sonido y de esa melodía. Las obsesiones académicas del flamenco continuaban, la métrica, los tonos, las afinaciones, pero, de forma natural, el injerto en el árbol creció a su manera. Hay una sensibilidad extrema en los dedos de Sebastián Cruz, capaces de manejar así un legado musical tan exquisito. Si me faltaba algo para convencerme, le recomendé que leyera a Ramón Andrés, experto, como sabemos, en el sonido y el tiempo de estas músicas barrocas. Cruz fue a la médula, a su poesía y La noche tomó cuerpo en medio de estas procelosas aguas. La tormenta se convirtió en regadío.

Hay algo natural en todo esto. El flamenco toma carta de naturaleza con una raigambre musical que procede del común Atlántico de los siglos XVI y XVII, ese Caribe afroandaluz que describe el musicólogo mexicano León Griego. Flamenco de ida y Huelva. Lo que el flamenco decanta por abajo, el llamado barroco francés lo hace, académicamente, diríamos que por arriba. Lo demuestran las Folies d’Espagne de Marais. A veces, paseando por nuestras sierras y marismas descubrimos una planta americana, una flor del Pirineo o de la Provenza y aprendemos que todo el paisaje es una construcción humana, un producto cultural, un artificio de la historia. Tanta mano del hombre hay en las hojas del árbol como en las del libro.

En muchos sentidos este trabajo es hijo de cierta agricultura. Su sonido ha sido regado con mimo y creciendo en las asperezas de una selva, desde aquellas primeras maquetas que Sebastián Cruz grabara con su propio móvil. Desde luego, Raúl Cantizano ha sabido darle la vibración necesaria, el siglo XXI también suena así. No se trata ni de hacer falsos historicismos, ni de fusión o transfusión alguna. La portentosa imaginación de Cantizano se despliega como musgo y se adhiere como el verdín húmedo en el suelo del bosque. Se trata de dejar crecer en medio de nuestros modernos aparatos, en el corazón protector de nuestra habitación, en el raso cemento de nuestras ciudades, dejar que arraigue la intrincada floresta del asombro.

Sebastián Cruz nos ha invitado a compartir estos hallazgos. Con Raúl Cantizano -ya lo hemos dicho-, Juan Jiménez, Antonio Moreno y Marco Serrato ha construido una sonoridad para el flamenco que podríamos calificar como «nueva» si no supiéramos ya lo caduco de esos términos en el género, donde la más avanzada vanguardia es mera tradición.

Es un trabajo casi perfecto. Sebastián Cruz es un ejemplo más de flamenco sin complejos, asentado, adulto, desprendido ya de paternalismos y adolescencias. El flamenco siempre fue un arte autónomo. Con una sensibilidad extrema, sí, así suena este flamenco de Huelva, de su tiempo, de ahora, cuando el flamenco está consiguiendo su independencia.

Pedro G. Romero. Septiembre de 2023

Fecha

29 Feb 2024
Finalizdo!

Hora

20:00

Etiquetas

Conciertos de Flamenco,
Recomendamos

Localización

Teatros del Canal
Calle de Cea Bermúdez, 1, 28003 Madrid, España
Zonas
X